CAP 2017 - ¡Cielos Abiertos!

¡Somos Oasis!


Ya dentro de poco, seran dos años de haber comenzado una aventura de fe extraordinaria, una que como todas las cosas  buenas ha demandado el mayor esfuerzo, compromiso y entrega al Señor aun en medio de fuertes presiones, un tiempo de formacion y de victoria, que se acerca a su segundo aniversario, con el lema #SomosOasis.

El Centro de Adoracion Oasis tiene al frente a los Pastores Levis y Solange de la Rosa.

Pero, ¿Que es ser Oasis? ¿Que significa ser hijo de esta casa?


1. Ser Oasis es no vivir dando vueltas sin sentido, es saber a donde se va, porque se sabe para que se esta aqui.

2. Es ser tentado, pero saber que y con que responder a las artimañas del enemigo.

3. Es ser fiel a esa genética divina que siempre los hace proceder igual, buscando agradar al Señor con su vida.

4. Ser Oasis es tener una aspiración, un sueño, una visión con antelación en su vida y para su futuro, porque eso hará que las pruebas no los haga desaparecer. Eso hará que utilicen a las pruebas como un escalón para subir, como una autopista para colocarse cerca del cumplimiento del sueño de Dios en su vida, más cerca de cruzar la línea de su promoción.

5. Es saber esperar su tiempo. Es una espera activa. No asaltan primeros lugares, no traicionan amistades, ni mucho menos hieren ninguna espalda.

6. Ser Oasis es ser fiel y leal, pase lo que pase, ocurra lo que ocurra porque saben que su fidelidad les dará en su tiempo sus merecidas promociones.

7. Ser Oasis es saber esperar su tiempo, ellos siempre son y serán reconocidos, ellos lo saben, ellos esperan.

8. Es ser gente de enfoque, no habrá circunstancia con el poder suficiente para desviarlos de su objetivo y de lo que creen que Dios ha dicho para ellos.

9. Los de Oasis, no analizan lo grande de un desafío para construir razones de porque no debieran enfrentarlo, prefieren siempre definir con que actitud habrán de conquistarlo.

10. Es orar y acto seguido trabajar para construir las respuestas de sus oraciones según les fue prometido por Dios.

11. Es una vez que salieron de la tierra de sus prisiones, imposibilidades y mediocridades, no volverán allí por ninguna razón.


12. Son aquellos que deciden construir a pesar de la oposición y por eso, habrán de saborear en su tiempo las mieles de la victoria.

13. Los de Oasis, aunque pequeños, se ven obrando como grandes. Ser Oasis es ensayar mil veces la obra que aman y desean presentar con excelencia en su momento.

14. Es no ser reaccionarios de la vida. Son aquellos que se dan cuenta de sus limitaciones y debilidades y por ello con altura y valentía se lanzan a superarlas. Un complejo no puede esconder y silenciar a un héroe.

15. Los de Oasis son auxiliados por Dios, porque el sabe que son esa gente distinta que frente el problema, la tribulación o el desafío, sólo verán progreso, grandeza y avance. Los de Oasis se resisten a morir en el problema. Ellos quieren morir, pero después de haber cruzado la línea de su victoria.

16. Son aquellos que no le piden permiso a sus problemas o enfermedades para hacer lo que Dios les mostró y ordeno hacer. Se echan sobre sus hombros los problemas y viajan con ellos camino a hacer la obra que Dios les encomendó y no aceptan que los mismos los detengan.

17. Ser Oasis es  no rendirse, es volverlo a intentar una y otra vez.

18. Ser Oasis es haber renunciado a enfrentar la vida desde el pánico y la imposibilidad. Los héroes se alejaron para siempre de ese espíritu conformista, carente de toda clase de superación.


19. Los de Oasis, los que son distintos, los que son de una raza diferente, jamás entregaran lo que son y lo que creen por gusto propio o de terceros.

20. Los de Oasis no negocian lo que esta prohibido negociar. Ellos no están dispuestos a que sus sueños, sus ideas y proyectos se desintegren en el proceso de darles forma. Eso es también ser Oasis.


21. Si eres de Oasis, si eres distinto, tus convicciones serán probadas y sometidas a presiones a primera vista insoportables, pero a la verdad absolutamente vencibles.

22. Ser Oasis es marcar una diferencia y ejemplarmente llegar enteros a su cumbre. Cruzan la línea enteros y no solo algunos pedazos de ellos. Ellos no se atontan por las fascinantes notas de una sirena llamada éxito. Ser Oasis es no justificar hacer cosas por el simple hecho de que otros lo están haciendo.


23. Ser Oasis es no entender el idioma de la competencia, es solo saber hablar de cooperación.

24. Es saber que tienen un rol ineludible a favor de los que menos tienen y los que menos son escuchados. Son voceros que han llegado a la grandeza de ya no pensar solo en ellos, ahora piensan y hacen algo por los que mas lo necesitan.

25. Es no olvidarse de donde salieron o mejor dicho de donde les saco Dios, por eso devuelven en obras desinteresadas a sus prójimos el gesto de haber sido salvados y transformados por el mismo Dios.

26. Es no buscar acordar con nadie, ni esperar agradar a nadie con su mensaje. Es ser poseedor de una profunda convicción y decisión de solo agradar a Dios. Ellos dicen lo que Dios les dijo que dijeran y no lo que el auditorio de turno, quiere en esos instantes oír.

27. Ser Oasis es tener un lema: Todos lo hacen pero yo no. Esa la decisión de un verdadero hijo de la Casa. Porque hay que ser Oasis, para seguir siendo diferente cuando todos presionan por ser iguales en su mediocridad y degradación.


28. Los hijos de la Casa, los que son distintos, los que son de una raza diferente, alcanzaran sus logros legítimamente. Por la verdad y la transparencia. No llegarán allí corrompidos. No llegarán al éxito por haberse prostituido en sus convicciones. No habrán cerrado obscuros negocios con la mentira y la ambición. No habrán hecho alianzas siniestras y secretas motivadas por la desesperación de llegar como sea y destruyendo a quien sea.

29. Los hijos de la Casa le creen a Dios y aceptan y defienden con su vida los códigos que el Dios al que aman les propone.

30. Los de Oasis, los que construyen sus sueños, se zambullen responsablemente en la Palabra para conocer quién son.

31. Ser Oasis, es ser gente de convicciones, de ideas firmes a prueba de presiones de cualquier tipo, incluso la del riesgo de la misma muerte.


32. Ser Oasis es empezar, seguir y llegar.

33. Ser Oasis es servir a Dios en las buenas y en las malas.

34. Son los que saben administrar. Los que administran lo poco de tal modo, que vuelven a colocarse en lo mucho.

35. Son aquellos toman decisiones difíciles, terminales, riesgosas, pero gracias a esa manifestación de grandeza, lo que el mismo diablo aseguraba que debía morir, continúa viviendo mas vivo que nunca.

36. Ser Oasis es ser obediente, a Aquel que se hizo obediente entregando su vida por nosotros.



¡Esto es lo que significa ser Oasis!
Por eso lo digo a voz en cuello, ¡Yo Soy Oasis!

Andres Romero